DAMASCO TURCO

Esta fruta, aparte de ser deliciosa, es un alimento altamente energético. Contiene hidratos de carbono, fibra, beta caroteno y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio. Un alimento que no puede faltar en tu mesa navideña.

 

  • Las frutas desecadas se convierten en una opción nutricional realmente saludable, gracias a que durante el proceso de desecación aumentan sus valores nutricionales, aunque también su contenido en hidratos de carbono simples (por ello son adecuadas para deportistas y para en definitiva todas aquellas personas que necesitan un aporte extra de energía).
  • Un puñado de damascos secos al día entregan una fuente extra de betacarotenos, sustancias ricas en vitamina A, lo que hará que piel esté más tersa y suave. Por lo demás, su contenido en hierro ayuda a obtener más energía.
  • Estos frutos secos también disminuyen la absorción de grasas a nivel intestinal, entre ellas el colesterol. Y al consumirlos con un vaso de agua, ayudan a acelerar el ritmo intestinal.
  • Los damascos secos también multiplican la cantidad de potasio que contienen los plátanos, lo que es beneficioso para viene ideal para quienes retienen líquidos. Pero si una persona está a dieta, lo recomendable es ingerir entre uno o dos al día.
  • Aunque estos frutos disecados no sólo benefician a quienes quieren lucir mejor, sino que también a los niños, los pacientes con alguna enfermedad oncológica y los deportistas.

DAMASCO TURCO

$1.000Precio