PAN MASAMADRE INTEGRAL TOPINAMBUR

Para nadie es un secreto que los clientes cada día disfrutan más del pan artesanal, ya que los gustos de muchas personas se van afinando: prefieren la calidad y el sabor en su máxima expresión.

Justo allí toma relevancia el pan con masa madre, un tipo de fermento compuesto por harina y agua, la cual le aporta sabores inigualables al pan, pues su proceso y los aromas que se generan terminan por controlar la acidez. Algo que beneficia al paladar del consumidor.

1. Mejora la digestión
Este tipo de elaboración propicia que las bacterias en la levadura tengan una misión importante: predigerir el almidón de los granos. Lo que quiere decir que el cuerpo humano tarda menos en procesarlo.

2. Contiene mucho ácido láctico
El pan con masa madre contiene lactobacilos en una proporción mayor que los panes elaborados con otras levaduras. La mayor cantidad de lactobacilos se traduce en mayor producción de ácido láctico, lo que facilita la digestión y la absorción de minerales como potasio, magnesio y zinc.

3. Libre de gluten
Cuando se prepara este tipo de pan se debe pensar en que llevará mucho tiempo y ese factor hace que también se descomponga el gluten para convertirse en aminoácidos. Algo muy bueno para las personas que son sensibles a este componente.

4. Se conserva de manera natural 
Muchos panes en el mercado necesitan de conservadores artificiales para que puedan durar mucho tiempo; sin embargo, el pan con masa inhibe el crecimiento de moho, ya que en la elaboración se produce ácido acético y se conserva de manera natural.

5. Tiene un bajo índice glucémico
Tal vez muchas personas evitan comer pan debido a que tienen problemas con su peso, es evidente que el pan blanco industrial genera este tipo de problemas –sobre todo en aquellos que tienen problemas con su metabolismo– debido a su alto contenido glucémico; sin embargo, en el pan con masa, este escenario no existe.

PAN MASAMADRE INTEGRAL TOPINAMBUR

$3.500Precio